Lunes, 16 de enero de 2012

                                         

   Los educadores, sicólogos y sociólogos coinciden en que los niños se han vuelto, déspotas,descarados y maleducados, aparte de otras "cualidades" que adornan la infancia y adolescencia desde hace unas cuantas generaciones: dos o tres.

Indudablemente el cambio, tanto de mentalidad como de manera de actuar, de los niños se debe a los cambios sociales que tienen fiel reflejo en esos pequeños Bob Esponja que lo absorben todo. Ya pueden esforzarse padres y educadores por marcarles un camino, para que no sufran mas de lo necesario, unos, y para que sean hombres de provecho el día de mañana, los otros, que los infantes tiranos de hoy en día solo hacen caso de sus amigos/as y de lo que ven en la tele, que es mas bien un ejemplo de todo lo que "nunca debe hacerse". Si a ello añadimos el descontento social que estan viendo día a día en las calles, tenemos el porque de las pautas de conducta de una gran parte de nuestra infancia y juventud.

De siempre, ha sido costumbre generacional el que los hijos lleven la contraria a los padres, pero la sicología y sociología nos darían respuestas exactas de los porqués de ese enfrentamiento que actualmente ha llegado a extremos intolerables, pues cada vez es mas frecuente el maltrato de hijos/as a sus padres y hermanos tanto síquico como físico, llegando en mas ocasiones de las deseables a desenlaces terribles en los que los progenitores llevan la peor parte. Y de cada vez a menor edad. ¿Cuales son las causas que han traido estos efectos dañinos?. Seguramente la permisividad creciente que ha ido forjando niños caprichosos y prepotentes, que incluso hacen gracia a papá y mamá, pero que cuando tienen la menor ocasión se convierten en los auténticos dictadores de la casa sin mas opciones para sus mayores, que ven impotentemente como sus "niños/as" se han convertido en monstruos irreconocibles de la noche a la mañana: auténticos killers que hacen y deshacen a su antojo sin que nadie se atreva a ponerles freno porque ya se han pasado de rosca y ahora es imposible volver a trás.

Siempre solemos recomendar la ayuda médica, pues los especialistas son los únicos que tienen las claves para revertir el proceso y hacer de los monstruitos personas cabales y conscientes. Por eso recomendamos la lectura del siguiente artículo que trata de esa etapa difícil en la vida de toda persona y de las acciones a empreder por los padres para enderezar el árbol torcido "a tiempo". Eso no implica que deba hacerse de ellos seres sumisos y acatadores de todo, ya que sería condenarlos a la escalvitud, pero, como dicen los doctores, hay que saber decir no a tiempo y, sobre todo, "hecerles comprender" que todas esas negativas no son por capricho sino por su bien presente y futuro. Aunque con la sociedad que nos toca vivir eso es muy complejo dado que los padres que no estan sin empleo cuando llegan a casa no tienen demasiadas ganas, despues de haber tenido que lidiar durante todo el día con jefes dominadores y compeñeros trepas, de ecuchar mas problemas y acercarse a sus hijos, sino, mas bien, tener la fiesta en paz y repantigarse en el sofá con una cerveza en la mano y a ver la tele para olvidarse de sus dramas personales.

La verdad, muy complejo.

Cómo poner límites a los niños

A todos los padres nos cuesta marcar límites a nuestros hijos, pero resultan fundamentales para educarlos bien. Y hay que empezar desde que son muy pequeños. Os contamos cómo hacerlo.                                            

Gran parte de los problemas que tienen los padres con sus hijos adolescentes se deben a la falta de límites, a que en su primera infancia no supieron decirles “¡hasta aquí hemos llegado!” y ahora el asunto se les escapa de las manos.Y es que algo aparentemente tan sencillo como establecer ciertas normas es, en realidad, muy complicado. El motivo principal radica en que a los padres nos horroriza ver llorar a nuestros hijos y con tal de que no se lleven un berrinche podemos hacer la vista gorda (“total, es tan pequeño...&rdquoGui?o y olvidarnos de que necesitan nuestros “noes”. Sí, los necesitan, porque está comprobado que un niño que se cría sin límites se siente desorientado e inseguro y dispone de un nivel de autoestima bastante escaso. Por el contrario, un niño que es educado con normas crece sintiéndose confiado, convencido de que es alguien importante para sus padres, que se desviven por él. Por eso le frenan cada vez que intenta hacer algo que no le conviene.Las normas, además de fortalecer el “yo” interno del niño, le enseñan lo que está bien y lo que está mal, lo que puede hacer y lo que no, algo imprescindible para que pueda relacionarse dentro y fuera de casa. Resumiendo: los límites son indispensables tanto en la construcción de la personalidad del pequeño como en la conquista de su autonomía.Para poder cumplir con nuestra tarea de poner normas, los padres debemos tener muy claro desde cuándo y cómo hacerlo, además de cómo deben ser las primeras que impongamos a nuestro hijo.Desde el primer añoLos psicólogos infantiles coinciden en que hay que empezar a poner límites muy pronto, hacia el primer año de edad o incluso antes si el niño es muy espabilado. El motivo se debe que a esta edad el pequeño se convierte en un explorador que quiere investigar el mundo por su cuenta y necesita que alguien le pare para que no le ocurra nada malo.A esto se une que ya ha descubierto las relaciones causa-efecto y sabe que sus actos provocan unas reacciones en nosotros. Dicho de otro modo, ya se da cuenta de que si le decimos con cara de susto que no toque el horno, no debe hacerlo.Por supuesto, dado que la memoria de los niños tan pequeños aún es muy limitada, debemos repetirles los “noes” tantas veces como sean necesarias, hasta que los hagan suyos y les vengan a la memoria justo en los momentos oportunos.En cualquier caso, para evitar pasarnos el día diciéndoles “no” a todo, es fundamental adaptar la casa a sus necesidades. Así ellos podrán jugar casi a sus anchas y nosotros estaremos más tranquilos.

MAS NOTICIAS CURIOSAS en WFL news, el periódico digital multimedia,con 2 ediciones diarias ( 8 de la mañana y 8 de la tarde );

http://paper.li/wizfun/1315752719# 

Tags: infancia, adolescencia, límites, padres, temprano, consejos

Publicado por wizfun @ 15:06  | LO COTIDIANO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios