Martes, 27 de diciembre de 2011

                                             

  La imaginación está ahí para usarla.Algunos autores dicen que es lo que en la antigüedad se conocía como ciencia infusa, que todos tenemos cuando nacemos, pero que mas tarde la sociedad se encarga de irnos constriñendo, hasta quedar completamente atrofiada por el poco uso.

Es uno de los dones preciosos de la naturaleza que todavía sigue dando sorpresas a la humanidad en forma de creaciones múltiples. Quienes han visto sus vidas adornadas por el regalo de la fértil imaginación no paran ni un instante de barruntar proyectos, dándoles vueltas y mas vueltas hasta que la idea está madura para llevarla a cabo con todas sus consecuencias. Es un periodo este, de feracidad total, que hace que quien se ve en la tesitura de poner en marcha una idea preconcebida, vaya pariendo atropelladamente fragmentos de esa idea primitiva,que, una vez anotados, o dibujados o maquetados convenientemente, estarán disponibles para darles pies y cabeza: para que sean accesibles a todo el mundo en forma de libro, cuadro, escultura, filme o fotografía.

No son pocos los pasos que hay que dar para redondear un proyecto y ponerlo a disposición del público, pero tan solo el creativo que lo ha hecho posible lo sabe: el y su equipo si es que lo hay, aunque lo mas farragoso lo haya tenido que poner el autor, de su cosecha.

Es un padecimiento continuo parecido al sudar sangre de los místicos del medioevo antes de entrar en éxtasis, por eso casi todos coinciden en que los dolores son similares a los del parto y cuando ven la obra terminada dicen que han dado a luz.

Analogías aparte, el caso es que en nuestro tiempo marcadamente tecnológico son bastantes los aparatos que nos facilitan la labor creativa y el dolor pre-parto se ha visto mitigado con decenas o centenas de gadgets hardware o software que se encargan del trabajo sucio y dejan un cierto respiro al artista para dedicarse a lo suyo - que es crear - sin tener que preocuparse por los "detalles".

Pues, aún y eso, los hay que se empeñan en complicarse la existencia y siempre buscan darle una vuelta mas de tuerca a las cosas, un apretar mas el tornillo pasra sacrle todo el jugo a cosas ya inventadas. Muchos han sido los cineastas que, desde la "camera stylo" de la nouvelle vague francesa, han aprovechado todo tipo de aparatos para filmar sus producciones: cámaras de 8 y super 8, las mastodónticas Arriflex, las video-casetes, cámaras caseras digiutales, cámaras con grabadora de CD´s, camaritas digitales, y, ahora, hasta las mínimas cámaras de los smartphones.

Tal como lo oyen señores. Un joven cineasta ha filmado ¡completamente! una película convencional de 90 minutos de duración con la camarilla de juguete de su celular a la que introdujo unas mínimas modificaciones, y, visto lo que hemos visto, no pinta nada mal.

Pronto estará en las salas de proyección, o, si no tiene demasiado éxito el invento, en la red, que Internet acoge todo tipo de inicitivas sin pornerles peros.

De momento nosotros hemos accedido a los primeros cinco minutos de ese largometraje titulado Olive que os ofrecemos con todo el valor que tienen las cosas hechas con mucho amor y pocos medios.

                                                                     

Para concretar el desafío de rodar un largometraje con un celular, los directores Hooman Khalili y Pat Gilles le incorporaron a un teléfono multifunción Nokia N8, un lente de 35 mm con el que ganóprofundidad de campo, así como un trípode y un visor pegado con cinta.

La película, protagonizada por la dos veces nominada al Oscar Gena Rowlands (The Notebook, A Woman Under the Influence), se llama 'Olive', dura 90 minutos y pronto llegará al cine.MAS NOTICIAS CURIOSAS en WFL news, el periódico digital multimedia, con 2 ediciones diarias ( 8 de la mañana y 8 de la tarde ):http://paper.li/wizfun/1315752719# 


Tags: largoimetraje, filmado, smartphone, olive, avance

Publicado por wizfun @ 18:04  | MEDIOS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios