Martes, 13 de diciembre de 2011
Go to fullsize image

Hoy, martes y 13, día fatídico para los españoles por aquello del “Trece y martes, ni te cases ni te embarques” – que nadie ha conseguido demostrar con rigor científico que sea infalible - porque es bien sabido que la tradición USA tiene el viernes como día de mal fario nacional. Así queee...¿O es que la suerte es tan veleidosa que pasa de unos lugares a otros cambiando fechas como se le antoja?, ¿O hay un tipo de suerte distinta para cada lugar del mundo?

Pues precisamente reflexionando sobre lo de las supersticiones y supercherías fue cuando se me ocurrió preguntarme: ¿Sabe alguien explicarme por qué tantas personas supersticiosas están constantemente cambiando de bruja/o?... Como todo en esta vida, quienes esperan ese golpe de suerte que dará la vuelta a su estatus social no están de puñetas: lo quieren conseguir todo por la vía rápida sin excusas ni demoras. Lo que no son hechos son tonterías. Y si pueden ser hechos millonarios mejor que mejor. Eso demuestra que, en la superstición (como en el día a día) los intereses lo dominan todo: uno confía en alguien o algo mientras “le va bien”: En el momento en que no le diga lo que desea oír, no tendrá el menor reparo en desechar como un cleenex usado la figura de su admiración y sus creencias y sustituirla por otra “a la medida”. Y así hasta que se de cuenta de que desde el primero al último no son mas que vividores que timan a los incautos, aprovechándose de los miedos innatos del ser humano y explotando su credulidad. Como si el destino fuese manipulable a conveniencia.

Go to fullsize image

Está mas claro que el agua que las predicciones se basan en el ancestral axioma del: “si lo acierto lo adivino”. También hay otra cosa clave en esto de la superstición; y es que casi todas las personas que visitan a una vidente, o echadora de cartas, o lectora de los posos del café, vienen recomendadas por amigas/os a quienes “les ha ido muy bien, y se lo ha acertado todo”. Si así fuese ¿por qué no sucede lo mismo con la segunda persona? La adivinación - de ser cierta - debería funcionar con todo el mundo igual, y no con unos si y con otros no. Eso demuestra el engaño. No puede ser que un/a predictor del futuro tenga, como he oído por ahí a alguna cliente, unos días mejores y otros no tanto. La adivinación de los oráculos de la antigüedad era tan precisa como un reloj suizo. Tan precisa que siempre se cumplían sus vaticinios sin el mas mínimo error. Prescindiendo de si un día el mago tenía dolor de muelas o estaba fresco como una rosa. “Mire - le dijo una vez uno a una conocida – es que ayer salí hasta tarde y, ya sabe, bebimos un poco y hoy tengo una resaca de caballo. Por eso no estoy yo muy fino, así que, si puede usted volver pasado mañana que ya estaré recuperado”.... ¡Que cara! ¡Oiga, que yo lo necesito para hoy, no para pasado mañana! Vaya, hombre, no sabía que en lo de las videncias y las mancias el alcohol – que ha servido de inspirador para tantas obras de arte (Picasso incluido) – hiciese desaparecer las cualidades adivinatorias. Nunca te acostarás...

Go to fullsize image Personalmente entre la buena ventura y la mala ventura prefiero... ¡ninguna de las dos! Que ya me voy arreglando solito con los asuntos de la cotidianeidad sin necesitar de “ayuditas” que me van a costar un pastón. Cuando deba llegar algo bueno o algo malo, ya llegará. Lo mejor es esperar siempre lo peor. Así tenemos muchas probabilidades de que cuando suceda algo bueno, nos llevemos un alegrón descomunal, mientras que si lo que viene es algo malo ya nos agarra preparados, ¿no?...Go to fullsize image

MAS NOTICIAS en WFL news, el periódico digital multimedia con todo, de todo y ¡todo!:

http://paper.li/wizfun/1315752719# 


Tags: supersticiones, superchería, adivinación, suerte, martes 13, fraude

Publicado por wizfun @ 17:44  | OPINION
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios