Viernes, 17 de junio de 2011

En esto de los celos y los amorios hay tantas versiones como gente implicada en cada caso. A nadie le gusta que anden fisgando en sus cosas: es como si tuvieras una mesa cuyos cajones no cierras con llave y llega tu esposa o tu marido y empieza a revolver todo con esa curiosidad morbosa que antecede al hallazgo. Prescindamos de si lo que se encuentra es punible o no, revela detalles que el otro conyuge desconoce o son correos mas que amigables con otra persona. Eso es lo de menos. Lo de m?s es el acto en si. Ese fisgoneo - que puede llegar a ser enfermizo - que tantas personas consideran normal. Se?oras/es NO ES NOR-MAL, porque supone un atentado contra la privacidad del otro/a, a la que todo el mundo tiene drecho por ley aunque se trate de parejas de hecho o matrimonios.

Y no digamos ya en el caso de contratos pre-matrimoniales en los que se especifica claramente que cada uno de los contrayentes tendr? sus propios bienes, y lo ?nico que se compartir? ser? lo que el documento especifique expresamente. Aunque no exista ese contrato previo, las leyes de la mayor?a de paises del mundo contemplan el derecho a la privacidad de cada individuo, que incluye el de sus pertenencias personales.

En el caso que podeis ver a continuaci?n, si, tras el juicio, se sienta precedente, no quiero ni pensar la de denuncias que se presentaran en los juzgados, pudiendo llegarse a penas de carcel por la lectura de un simple e-mail ajeno.

Si as? sucede, se acabaron los actos de machismo insultante, que hac?an del marido o compa?ero(o la esposa, o compa?era) un perfecto polic?a de su? pareja, otorg?ndose el derecho de curiosear en m?viles, ordenadores, bolsillos, escritorios, etc. del otro/a por el art?culo no escrito pero vigente del "todo lo que hay en MI casa es m?o".

Que una persona comparta con otra su vida no significa que LE PERTENEZCA, aunque algunos/as crean lo contrario. Es, simplemente, un complemento vital con mayores o menores afinidades; pero que tiene total derecho a su propia vida aparte de la de pareja, lo que incluye la propia intimidad.C?rcel por leer e-mail ajenoUn hombre fue acusado por su esposa

Shutterstock Images LLCLeer los correos electr?nicos de tu pareja te puede meter en problemas.

Univision.com y Agencias

?Cu?nto sabes sobre tu pareja? Eso que le?ste accidentalmente cuando dej? su computadora abierta en Gmail...quiz?s hasta te sabes su contrase?a y te gusta leer sus correos. Mejor no lo hagas, podr?as terminar en la c?rcel.

Prohibido leer

?

Una encuesta reciente de la Universidad de Oxford encontr? que al menos 20% de las parejas revisa los correos su media naranja. Un 13% llegan a revisar la historia de navegaci?n para saber qu? p?ginas han visitado.

Aunque legalmente no hay sanci?n por el simple hecho de leer los correos ajenos, accesar computadoras ajenas s? es sancionado, y pronto se podr?a sentar un precedente.Resulta que fiscales de Michigan han decidido presentar cargos contra un hombre por entrar en la computadora de su esposa y leer sus correos electr?nicos.

En concreto, seg?n el Detroit Free Press, Leon Walter de 33 a?os de edad, es acusado de usar la contrase?a de Gmail de su mujer para leer sus mensajes.Se da la circunstancia, seg?n el diario, de que habiendo visto la contrase?a de un libro que su esposa ten?a junto a su laptop,Walker se enter? de que estaba teniendo una aventura con su marido anterior.

Walker afirma que ?l compr? la computadora port?til para su esposa y que tambi?n la usaba regularmente. Adem?s, le dijo a la prensa que, tras haber descubierto el amor?o, se hab?a preocupado por el hijo de su esposa de su primer matrimonio (Leon Walker es el tercer marido.)

El segundo marido de Clara fue detenido por golpear al ni?o. As?, Leon Walker pens? que era correcto que el padre viera los correos que delataban el amor?o.Sin embargo, la fiscal del condado de Oakland, Jessica Cooper, cree que Leon Walker es simplemente un ladr?n.

"El tipo es un hacker. Los correos ten?an contrase?a, pero us? sus habilidades maravillosas para accesarlos," dijo.Marco legalLa fiscal se apoy? en una ley de Michigan que cubre el robo de identidad y la propiedad intelectual. Si es declarado culpable, Leon Walker podr?a ser condenado hasta con cinco a?os de prisi?n.La fiscal acusar? entonces al hombre de robo de identidad, el cual s? est? previsto y penado por la ley, pues el simple hecho de leer los correos de otra persona no tiene castigo todav?a. Lo que actualmente se puede perseguir o castigar es el hecho de violar la privacidad de otra persona, prevista en el Acta de Privacidad de la Ley Federal de Comunicaciones.

"Es como encontrarse la llave de una casa en la calle," coment? un experto en la p?gina www.isitlegalto.com. "Eso no es un delito, usarla para meterse en la casa, eso s? se castiga."Jefes que observanLos jefes o compa??as en ocasiones cuentan con cla?sulas en los contratos de trabajo que los autorizan a leer el correo de sus empleados, especialmente si exite alguna raz?n de peso para hacerlo, como buscar amenazas, comentarios denigrantes o racistas, o revelaci?n de informaci?n confidencial.

En varios casos, las cortes de Estados Unidos han respaldado a los patrones que han le?do correos de empleados, a pesar de quejas o demandas de ?stos.

Si alguna vez has descubierto que tu pareja ley? tus correos, estar?s familiarizado con la sensaci?n de tener el alma expuesta a la vista del p?blico. Tambi?n sabr?s sin duda de la forma en que la persona lectora siempre malinterpreta lo que encuentra.Sin embargo, tal vez nunca has llegado a pensar en llevar a tu pareja a la corte.

En caso de que la fiscal tenga ?xito, ya podemos ver la cantidad de demandas que echar?n a volar por este motivo.

En el pasado, las esposas descubr?an extra?os n?meros de tel?fono en los bolsillos de sus maridos. Los esposos pod?an revolver en un caj?n de ropa interior y encontrar cartas escritas a sus esposas por una mano extra?a.Se enojaban, se divorciaban, pero nadie parec?a pensar que un se hab?a cometido un delito. Sin embargo, ahora que nuestras vidas est?n siendo registradas en Internet, nuestra privacidad en las cuentas de correo puede ser m?s valiosa de lo que nunca ha sido.


Tags: sentencia, juicio, cárcel, lectura, e-mails

Publicado por wizfun @ 12:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios