Viernes, 13 de noviembre de 2009

 

   A ver si nos enteramos de que por esos mundos hay gentes con buenas intenciones que anteponen el bien común a sus intereses personales. Que siempre hay alguna alternativa a lo que tenemos ahora y que nos ha llevado al desastre social que nos aqueja. Incluso en la economía: hay personas que piensan en lo mejor “para todos” por encima de cualquier especulación.

   Un ejemplo lo tenemos en la llamada Banca Solidaria que ya funciona – y muy bien, por cierto – en varios países del mundo: intereses bajísimos(por no decir nulos) en los préstamos, periodos largos de devolución de los créditos en comodísimos plazos, sin comisiones, y una alta rentabilidad. El ideal, ¿no?.

   Ahora, lo que fue una necesidad perentoria para los países subdesarrollados, se ha constituído – primero tímidamente y luego ganando fuerza – en medio de la sociedad occidental: se llama Banca Etica y en ella trabajan especialistas de todas las etnias del mundo, que, mediante las enseñanzas aprendidas en las mejores universidades y escuelas técnicas, aplican su manera de ver las cosas con “otros ojos” a la banca.

   Todavía la gran masa no tiene idea de lo que significa una propuesta de este tipo dentro de las macroeconomías absorbetodo. Diría que la gran masa no tiene idea ni de que existe la Banca Etica.

Lo que si se es que, algunas de las empresas punteras en tecnología y alguna que otra administración pública estan tomando nota de la forma de gestión de esta revolución bancaria, que, a poco que la dejen consolidarse, puede convertirse en el futuro de la economía mundial.

   Esta bien claro que acabaron las vacas gordas para los bancos y que, ahora, es el momento – como en tantas otras parcelas – de ponerse a trabajar en alternativas válidas que nos saquen del marasmo en el que habíamos caído por la poca visión de anticipación de unas generaciones que pensaban que todo iba sobre ruedas y nada podría detener la marcha triunfante de la economía en beneficio de unos pocos.

El tiempo, pero, sobre todo, el desconocimiento de los principios básicos de la ética se han encargado de poner las cosas en su sitio: en una ratonera sin salida, si continuamos por el mismo camino.

Es el momento de apuntarse a la “renovación”, porque sin ella es imposible continuar: cometiendo los mismos errores de bulto y tropezando siempre en la misma piedra del triunfalismo optimista que ha caracterizado hasta el momento a la casi totalidad de instituciones encargadas de representarnos. Con ello no me refiero a que debamos defenestrar por que sí a todos nuestros valedores parlamentarios y politiquillos al uso, sino, mas bien, que debemos darles la oportunidad de cambiar de manera de pensar(¡a todos, sea cual sea su ideología!), para que, de una vez por todas, en lugar de ser las rémoras de un pasado mas o menos lejano, se conviertan en mentes creativo-evolutivas al servicio de los ciudadanos en cada país. O eso, o el desastre planetario.

Y aún los hay que dicen que somos demasiado catastrofistas, que no hay para tanto, que la tecnología nos va a librar de todo cuanto sucede, etc., etc...

A las pruebas me remito...

 


Tags: banca, ética, solidaria, economía mundial, futuro

Publicado por wizfun @ 17:46  | OPINION
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios